(Entrevista con Chumilla-Carbajosa)

Por Minerva Azahar

¿Cómo nace la idea del diseño del vino LAPISLAZULI?

Siempre he sido un apasionado del vino y de todo lo que representa. La Bodega LAETI BIBAMUS se puso en contacto conmigo no solo para ofrecerme la posibilidad de diseñar una etiqueta. Eso ya habría sido un buen encargo pues, como sabes, el diseño gráfico es una de mis pasiones, sobre todo los carteles y los logotipos, aunque también he diseñado muebles, eventos, espacios…

IMG_64742

Lo que había que hacer era diseñar un vino partiendo de cero, desde el nombre que tendría hasta la variedad de la uva, su envase, su color, su personalidad. Me dieron carta blanca y pusieron a mi disposición a enólogos y asesores sin cuya generosa colaboración habría sido imposible lograr hacer realidad este vino tan especial. Busque un nombre que fuera universal y de una sola palabra, algo un poco distinto que estuviera en el inconsciente colectivo y que evocara algo muy sugerente. Finalmente, tope con el nombre de LAPISLAZULI, una piedra semi-preciosa de intenso color azul con gran tradición pero a la vez no tan gastada como otras gemas como esmeralda o turquesa. “Lapislazuli” parece difícil de pronunciar pero al mismo tiempo es una palabra que suena muy bien. Y enseguida te haces con ella. Me reuní con el enólogo y le comenté que lo ideal sería lograr un vino joven de color vigoroso, con destellos azules y goloso en el paladar, con matices algo exóticos que evocaran frutos de bosque y especias orientales. Tras la alquimia del coupage, con notable predominio de Sirah, el vino alcanzó el equilibrio deseado con otras dos variedades mediterráneas, que forman parte del secreto de la bodega. ¡Ya teníamos un vino excelente y ahora había que vestirlo con un traje a la altura de su buqué!

¿Y es entonces cuando se te ocurrió la idea rompedora de utilizar una botella azul cobalto para Lapislazuli?

Así es. El “azul” fue desde el primer momento el tema a desarrollar y buscamos una botella de intenso color azul. Estilizamos un poco la línea clásica del envase “bordalesa” pero manteniendo un cierto clasicismo en las hechuras tradicionales de contorno de la botella, eso sí, sustituyendo el habitual cristal verde o marrón, por un rotundo color azul que descubre su plenitud, tras el descorche y progresivo consumo de vino azulado por su predominio sirah. El detalle del tapón también es importante, optando por un corcho de primera calidad pero sin dibujo alguno, donde poder apreciar la pureza de este material tan fundamental en cualquier botella de vino de calidad (en sintonía con una minimalista cápsula negra que cede todo el protagonismo a la etiqueta y a la botella azul).

El resultado es rotundo y elegante, y la etiqueta se convierte en un icono inconfundible, que en el futuro podrá funcionar sin necesidad del nombre de referencia, como la manzana de “Apple” o la estrella de “Mercedes”. ¿Pero por qué un escarabajo?

f56b6152c23e9470841549477dca67ea

El nombre LAPISLAZULI sugería exotismo por su relación con los misterios del Antigüo Egipto (La uva Sirah también es de procedencia oriental) por lo que diseñé una etiqueta inspirada en los sagrados escarabajos egipcios elaborados con la azulísima piedra de Lapislazuli. Cuidé también la redacción de un texto para la contraetiqueta que explicara de algún modo los estímulos sensoriales y culturales que el vino pretende transmitir, adornando con cierta literatura las habituales y a veces demasiado frías notas de cata.

Permíteme que lo cite textualmente. Es evidente que aquí has aprovechado tu faceta de escritor para argumentar tus criterios de diseñador:

Inspirado en el poder de este color que transmite sabiduría, salud, suerte y nobleza, hemos creado un vino exclusivo que oculta los destellos azules del Lapislazuli, joya milenaria que tomó forma en los escarabajos sagrados de Egipto, las pinturas del Leonardo da Vinci o Fra Angelico, o en la empuñadura del sable que el Sultán Ali Tipu regaló a Luis XVI. El vino se presenta en intenso carmesí con destellos azules, fruto de un inspirado coupage de caldos seleccionados procedentes de viñedos tudmirios cultivadas al sol del Mediterráneo. La nariz nos evoca aromas de frutas silvestres, violetas, cassis y especias orientales. Ataca de forma fresca y suave en boca; para dar paso a taninos maduros que le confieren un paladar largo y amplio. Para disfrutar de todos sus matices, se recomienda servirlo entre 15 y 16 ºC. 

En la parte delantera, como bien has apuntado antes, se muestra la etiqueta principal con una imagen icónica y estilizada de un escarabajo azul. Semanas después de que el diseño hubiera sido completado y en pleno proceso de embotellamiento, en enero de 2015, descubrí con asombro cierta documentación histórica que reafirmada el sentido algo visionario de mis intuiciones:

“El oasis de Bahariya (Egipto), habitado desde épocas predinásticas, fue famoso por su vino ya en el Imperio Medio, hace 4.000 años. Los egipcios colocaban un sello azul con la forma del escarabajo sagrado en las ánforas de vino como distintivo de calidad”.

 

Leave a comment